Skip to main content

Los hábitos saludables para el cuidado de la piel comienzan desde pequeños. Si tomas precauciones ahora para proteger la delicada piel de tu bebé de los dañinos rayos del sol, tendrá una piel saludable por el resto de su vida.

Protección del recién nacido contra el sol

Los bebés menores de 6 meses no deben permanecer ni un momento al sol directo, porque su fotoprotección aún no se ha desarrollado y pueden sufrir de quemaduras solares a pesar de tus mejores esfuerzos de protegerlo. En solo 10 a 15 minutos la piel del bebé se puede quemar.
La mayoría de los pediatras recomienda no usar productos de protección solar en bebés menores de 6 meses de edad, por lo tanto deberás usar otros métodos de protección en estos casos.

Cuando saques al bebé al aire libre:

  • Quédate adentro entre las 10 a.m. y las 2 p.m., el momento más caluroso del día
  • Una gorra con visera es imprescindible
  • Ropa suelta para ayudar a proteger el resto de la piel de tu bebé
  • Siéntate a la sombra, o haz tu propia sombra con un toldo o una manta liviana

Hasta en días nublados o mientras viajas en carro, usa siempre un protector solar formulado especialmente para bebés. Si tu bebé tiene menos de 6 meses, habla con tu pediatra sobre el uso de protectores solares.

Bebés más grandes

Incluso los bebés más grandes (y niños) deben evitar la exposición prolongada al sol directo. Siempre deben usar ropa protectora y gafas de sol. Consulta con tu pediatra para saber si puedes usar un protector solar de amplio espectro (con protección para los rayos UVA y UVB y un FPS de por lo menos 30), formulado especialmente para bebés.

Continúa protegiendo la piel de tu hijo del sol a medida que crece, como adoptando hábitos saludables, puedes cuidar a tu bebé ahora y en los años venideros.

La delicada piel de un bebé se debe mantener alejada del sol tanto como sea posible.

Visita BabyCenter® para conocer aún más maneras de mantener a tu bebé protegido del sol.

Volver arriba