Skip to main content

Temas



Microbioma de la piel


1. ¿Qué es el microbioma de la piel?

La comunidad de microorganismos que habitan en la superficie de la piel se llama microbiota de la piel. La colección del genoma de todos los microorganismos que habitan en la superficie de la piel se define como el microbioma de la piel.1


El microbioma de la piel de cada persona es único y está definido por el pH, los niveles de hidratación, la temperatura, la edad, la dieta, el grosor de la piel, la salud inmunológica, entre otros factores que influyen en la comunidad de microorganismos de cada región del cuerpo.2, 3, 4

El uso de técnicas avanzadas de secuenciación genética nos permitió conocer cuáles tipos de microorganismos componen la diversidad del microbioma de la piel: Actino- bacterias (más abundantes), bacteroides, firmicutes y proteobacterias.5

Silueta microbioma

La diversidad de microorganismos difiere en cada región del cuerpo.

1 Billón de
Bacterias
Habitan en cada cm2 de piel

Difierencias en temperatura, textura, grosor, humedad y la química de la piel ayudan a determinar qué tipos de microbios viven en la piel.5

Estos microorganismos no se agrupan en igual medida por toda la piel; por ejemplo, las regiones con mayor grasa tienen un predominio de bacterias del género Propionibacteria. Es importante señalar que existen especies transitorias de microorganismos y predominantes/constantes, que mantienen esa ‘línea de defensa’ contra agresiones externas.



2. ¿Por qué es tan importante el microbioma de la piel?

El microbioma de la piel actúa como una barrera protectora contra los patógenos y parece estar asociado con la capacidad de nuestro organismo para estabilizar los cambios que conllevan estas amenazas6, 7, es esencial para la maduración normal del sistema inmune, que está directamente relacionada con el desarrollo de alergias e inflamación.8

Estudios realizados en la Universidad de California han demostrado que bacterias que se encuentran comúnmente en el microbioma de la piel, producen compuestos antimicrobianos que eliminan o inhiben el crecimiento de otras bacterias que pueden causar inflamación o infección.8 Por otro lado, los trastornos de la barrera cutánea, que dan como resultado una menor diversidad de su microbioma y un aumento en ciertas cepas de bacterias, se han relacionado con enfermedades14.

Microbioma en equilibrio

El microbioma de la piel alberga miles de millones de bacterias. Un desequilibrio en este entorno puede provocar afecciones cutáneas adversas, como acné, eccema, rosácea y envejecimiento.5

Otra condición de la piel que se ha relacionado con los trastornos del microbioma es el acné. Estudios que utilizan técnicas avanzadas de secuenciación genética de microorganismos, han demostrado que existen cepas en altas concentraciones en individuos que producen cantidades mucho mayores de porfirinas, moléculas que inician procesos inflamatorios en las células de la piel.9



3. Microbioma de la piel infantil

Al nacer la piel del bebé tiene una cantidad limitada y uniforme de microorganismos; evidenciando en las primeras semanas un aumento en la diversidad de este microbioma a través del contacto con otras personas y el medio ambiente, esta evolución continúa hasta los primeros años de vida.10

Desarrollo del microbioma de la piel

Desarrollo del microbioma de la piel

Este proceso nos inspiró a desarrollar fórmulas aún más puras y delicadas que protegen y promueven el desarrollo del microbioma de la piel del bebé. Nuestra investigación pionera muestra que el uso de productos suaves para el cuidado de la piel ayuda a apoyar el desarrollo normal y saludable del microbioma de la piel en bebés que comienzan desde la primera semana de vida.

Por eso la NUEVA línea JOHNSON’S® Recién Nacido está dermatológicamente probada y comprobada para cuidar la delicada piel del bebé, con un pH compatible con su pH fisiológico, hecha con 100% puro algodón y segura desde el primer día de vida.



4. Desarrollo del microbioma de la piel


Investigaciones han demostrado la importancia del microbioma para garantizar la función de barrera cutánea, especialmente por la inhibición de patógenos.11 La exposición a antígenos microbianos y sus componentes, especialmente en las primeras etapas de la vida, puede ayudar a proteger contra enfermedades inflamatorias y alergias.10,14