Skip to main content

A pesar de que la ciencia ha hecho avances en su entendimiento de los beneficios a largo plazo de la estimulación multisensorial, aún queda mucho por hacer para traducir estas investigaciones a la práctica cotidiana

Se entiende que el entorno en que un niño crece tiene un impacto profundo en la formación del cerebro. Para poder crecer y desarrollarse, los bebés necesitan estimulación y cuidado. Las experiencias cotidianas de la vida de un bebé influyen en el desarrollo y la estimulación de sus sentidos.

Se ha comprobado científicamente que la estimulación multisensorial fomenta el desarrollo saludable de los bebés prematuros y de los bebés nacidos a término. Los rituales como el baño y el masaje son oportunidades ideales para que los padres creen ricas experiencias multisensoriales. Alentar a los padres a ver la hora del baño y del masaje como oportunidades de estimulación multisensorial puede crear experiencias duraderas, y así contribuir al desarrollo general de un bebé saludable.

Volver arriba