Skip to main content

La primera semana de tu bebé en casa será una época de aprendizaje y crecimiento (tanto para ti como para tu pequeño). Debes saber que mientras cuidas el cordón  umbilical de tu bebé, un acto que puede parecer tan simple, en realidad estás haciendo Mucho Más TM. Tus caricias mientras bañas y secas esta delicada área promueven el autoestima de tu bebé y fortalece el vínculo afectivo.

Cómo cuidar el cordón umbilical de tu bebé

No tengas miedo de limpiar el cordón umbilical de tu bebé: mientras más rápido se seque la base, más pronto se desprenderá el cordón. Asegúrate de lavarte las manos antes de tocar el cordón. Si el cordón umbilical se ensucia con la orina o las heces, debes limpiar el área cuando cambies el pañal de tu bebé. Para limpiar el cordón de forma segura, humedece un hisopo o un algodón redondo o cuadrado con agua y limpia alrededor de la base.

Recuerda que debes evitar cubrir el cordón con el pañal, ya que esta zona debe estar siempre seca y limpia. Si el pañal es demasiado alto, dóblalo hacia abajo antes de abrocharlo. También puedes comprar pañales especiales para recién nacidos, que tienen un recorte para el cordón. El área del cordón debe cicatrizar en alrededor de 7 a 10 días.

Signos de alarma

Llama al pediatra de tu bebé si notas que el cordón umbilical:

  • está blando
  • tiene un olor fuerte
  • está enrojecido alrededor del ombligo, o desprende un líquido.

Es normal que aparezcan algunas gotas de sangre al separarse el cordón.

Es importante saber cómo limpiar y cuidar el cordón umbilical de tu recién nacido.

Volver arriba